Viernes, 24 Noviembre 2017

 Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en LinkedInYoutube

VISIBILIDAD / SOCIOS

"Vivimos una época apasionante de cambio radical"

Madrid, noviembre 2017

Adolfo Ramírez, Director General adjunto del Banco Santander, ha presentado su libro “Digítalizate o Desaparece” en el que analiza la transformación digital y la disrupción que provoca en las empresas y en la sociedad. Adolfo Ramírez, que también ha formado parte del Think Tank de Excelencia e Innovación del Club Excelencia en Gestión, ha contestado a las preguntas de Vision sobre el contenido de su libro “Digitalízate o Desaparece”.

¿Cuál es la principal conclusión de “Digitalízate o Desaparece”?

La transformación digital se ha convertido en un imperativo de absoluta prioridad en todas las organizaciones, esa es la principal conclusión de Digitalízate o Desaparece.

Estamos ante una disrupción tecnológica que está cambiando nuestros comportamientos como consumidores y por lo tanto está afectando a todos los modelos de negocio, a todos los sectores de actividad y a todo tipo de empresa grande o pequeña, pública o privada.

Una transformación que precisa de un itinerario que permita a las empresas aprovechar todas las oportunidades que se están presentando y que, desde la reflexión estratégica, implica la redefinición de todas sus dimensiones claves desde la cultura hasta la innovación, pasando por la gestión del talento, el modelo organizativo, la evolución tecnológica  y la oferta de valor.

¿Cuáles son los superpoderes de los clientes que menciona?

Un cliente conectado es un cliente más inteligente, es un cliente que podríamos decir que está desarrollando superpoderes, porque:
Está informado, busca valor y compara de forma inmediata.

  • Quiere el control de la relación y colaborar con las marcas en el desarrollo de los  productos y servicios.
  • Es social y comparte. La fácil “llegada a otros consumidores” se ha convertido en un elemento clave en las relaciones cliente/ proveedor.
  • Cambia conveniencia por fidelidad. En muchos casos la elección o cambio de  producto o servicio está a un click. Las marcas tienen que redoblar sus esfuerzos por conseguir la repetición en las compras y las relaciones a largo plazo con sus clientes.
  • Es móvil. Quiere comprar en el lugar que éste, en el momento que lo desee y por el canal que más le convenga en cada momento.
  • Es más exigente con la calidad y la transparencia.
  • Decide en tiempo real. Estamos en la era de la inmediatez.

¿Cómo se involucra a las personas de la empresa en un escenario cambiante y rápido?

Las personas somos los grandes protagonistas de este proceso de transformación y su involucración tiene que ser la prioridad número uno en la estrategia de transformación de las organizaciones.

Seguro que hay distintas maneras de conseguir esta involucración de las personas que trabajan en la empresa, pero creo que todas pasan por una situación esencial: conseguir la conexión emocional con los empleados. Y esta se consigue con:

  • Claridad. Explicando desde el primer momento el alcance del cambio y asegurándose que es entendido por las personas que lo tienen que llevar a cabo.
  • Participación. Quién mejor que los afectados por el cambio para generar ideas que lo hagan más sencillo y efectivo. Es un proceso obvio que en muchas organizaciones cae en el olvido.
  • Reconocimiento. Tanto de los resultados como del esfuerzo que se está realizando para adoptar las nuevas formas de trabajo.
  • Comunicación. Trasladando tanto los logros como los aspectos que tenemos que mejorar.
  • Acompañamiento. Realizando un liderazgo de proximidad, que desde el ejemplo facilite el cambio a los equipos.

Dice que la Innovación ahora tiene un doble componente: innovar y ser colaborativos. ¿Es posible?

Claro que sí. Por un lado, la innovación tiene que ser dual, las empresas tienen que innovar en sus productos y servicios actuales para ser los mejores, pero también y posiblemente esta es la gran oportunidad que ofrecen las nuevas tecnologías, tienen que  identificar nuevos modelos de negocio que diversifiquen su oferta y los haga más competitivos.

Por otro lado, tiene que ser colaborativa, hoy no se puede entender de otra forma, y está colaboración tiene que  desarrollarse en sentido amplio, colaborando con clientes, empleados, proveedores, administraciones, competidores, etc.

Otra de sus opiniones: Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, nos han cambiado las preguntas…

Es una cita de Mario Benedetti, que representa a la perfección esta apasionante época de cambio radical que estamos viviendo. Es el momento de cuestionarnos todos los modelos de negocio por muy exitosos que hayan sido en el pasado y desde el entendimiento del nuevo contexto y de las nuevas posibilidades, construir un nuevo  modelo mucho más ágil, sencillo y colaborativo en el que los clientes y los profesionales de las organizaciones sean los grandes protagonistas.

Valora este artículo:
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.33 (3 Votes)

Escribir un comentario

FacebookTwitterLinkedin
UA-30032400-1